miércoles, 20 de mayo de 2015

ESA INOCENCIA PERDIDA


La inocencia no tiene nada que temer.
Jean Baptiste Racine




Para los adultos los días transcurren a una velocidad vertiginosa, son anónimos, los olvidamos con facilidad. A medida que nos hacemos mayores nos da la impresión de que los días vuelan, que pasan como un suspiro. Para un niño/a un día equivale a una eternidad.